Climmatic
Climmatic

Carrito Vacío

Estufas de Leña en Acero

Las estufas de leña de acero son equipos de calefacción que procuran un ambiente cálido y agradable en pocos minutos. Si busca un sistema rápido que procure una temperatura de confort e inunde su hogar con un aura acogedora, las estufas de acero son la solución. A su favor, son equipos de constitución ligera, que contemplan gran diversidad de diseños, de gran rendimiento y con estéticas impactantes. En nuestra web encontrará una gran lista de fabricantes que se dedican a la producción y fabricación de estufas de leña (Eider Biomasa, Panadero, Bosch Marin…). Todos ellos haciendo acoplo de las mejores tecnologías y de materiales de gran calidad para desarrollar productos eficaces y duraderos. Sin duda, lo mejor para combatir el frío invernal, conseguir un suculento ahorro económico y contribuir a frenar el avance del cambio climático son las estufas de leña de acero.

Las estufas de leña de acero son equipos de calefacción que procuran un ambiente cálido y agradable en pocos minutos. Si busca un sistema rápido que procure una temperatura de confort e inunde su hogar con un aura acogedora, las estufas de acero son la solución. A su favor, son equipos de constitución ligera, que contemplan gran diversidad de diseños, de gran rendimiento y con estéticas impactantes. En nuestra web encontrará una gran lista de fabricantes que se dedican a la producción y fabricación de estufas de leña (Eider Biomasa, Panadero, Bosch Marin…). Todos ellos haciendo acoplo de las mejores tecnologías y de materiales de gran calidad para desarrollar productos eficaces y duraderos. Sin duda, lo mejor para combatir el frío invernal, conseguir un suculento ahorro económico y contribuir a frenar el avance del cambio climático son las estufas de leña de acero.


Estufas de leña de acero

 

Una alternativa sostenible y económica a las calefacciones eléctricas o de gas son las estufas de leña. En el mercado se diferencia, principalmente, en 2 grandes grupos: las estufas de leña de acero y las estufas de leña de hierro fundido. Cada tipo está fabricado con un material distinto que le confiere unas propiedades u otras.

 

Las estufas de leña de acero están fabricadas con materiales de gran calidad y con tecnología punta, para ofrecer al consumidor una maravillosa experiencia de calor. Constituyen modelos atractivos, de increíbles prestaciones y diseños agradables.

 

Su principal rasgo característico es su facilidad de calentamiento y enfriamiento. Su material de constitución más ligera y la arquitectura de construcción de la estufa contribuyen a generar una corriente de aire caliente que circulará por toda la estancia. Calor rápido y uniforme por toda la habitación para un ambiente cálido y reconfortante. Son modelos de estufas que permiten al usuario tener mayor control de la temperatura.

 

Las estufas de leña con cuerpo de acero presumen de diseño amigable, cómodo y ligero. Si busca una estufa de rápida instalación y que se integre fácilmente en el hogar, los modelos de acero son la solución.

 

Ilustración modelos estufas de leña de acero

 

 

Beneficios de las estufas de leña de acero

 

Maleabilidad del material

 

El acero es un material que puede ser fundido o forjado gracias a su gran maleabilidad. Consiguiendo así gran diversidad de diseños y distintas estéticas. Razón por la cual, los catálogos de estufas de acero, a diferencia de las de fundición, disponen de modelos de más variedad de aspectos.

 

Además, gracias a la maleabilidad, la estructura de la estufa puede adaptarse en pro que la cámara de combustión tenga una forma y dimensión que incremente su rendimiento.

 

 

Estética moderna

 

La maleabilidad del acero juega un papel importante en todo el funcionamiento de las estufas. Convirtiéndose en una gran aliada a la hora de diseñar modelos. Gracias a esta importante cualidad, podrá encontrar estufas con estilos modernos, clásicos, contemporáneos… Sin duda, en nuestro amplio catálogo hallará un modelo adecuado para usted.

 

 

Ligereza

 

El acero es un material muy liviano, rasgo que le otorga unas capacidades caloríficas ideales. Sus paredes ligeras tardarán menos en calentarse y en irradiar calor al hogar. Esta característica también presenta un inconveniente, una baja inercia térmica. Y es que, de igual manera que la estructura sufre un rápido incremento de calor, también sufre un rápido descenso de la temperatura.

 

 

Instalación sencilla

 

Relacionado con la ligereza del material y, por tanto, del aparato, su constitución ligera facilita el traslado de la estufa. Sin duda, supone un proceso de instalación más fácil. Además de que su constitución más pequeña requiere de menos espacio de ocupación dentro de la vivienda.

 

 

Inercia menor

 

Debido a sus paredes más finas, el calor del fuego se adhiere a ellas con facilidad y rapidez. En consecuencia, la estufa desprende un calor por radiación rápido en su entorno más próximo. Por el contrario, una vez se han extinguido las últimas llamas, el calor residencial adherido al metal se esfuma con gran velocidad.

 

 

Materiales refractarios

 

Con el propósito de incrementar la temperatura, muchas estufas de acero incorporan un material refractario que recubre la parte interna de la cámara de combustión. Algunos de los materiales refractarios más populares son la Vermiculita, el Keramott. Tienen la función de aislar el interior de la caja y reflejar el calor del fuego, Aumentan el rendimiento de la estufa al incrementar la temperatura con menor cantidad de combustible y en menor tiempo.

 

 

Mayor rango de superficie a calentar

 

Además de transmitir calor por radiación, las estufas de leña de acero suelen disponer de un mecanismo que ayuda a generar una corriente de aire caliente. La estufa expulsa aire caliente al ambiente, originando una corriente de aire que se distribuye por toda la estancia. La dispersión de calor se produce de manera rápida y uniforme, permitiendo calentar grandes volúmenes de calefacción.

 

Las estufas de acero son excelentes opciones para viviendas o habitáculos de mayor tamaño.

 

 

¿Es mejor una estufa de acero o una estufa de hierro fundido?

 

Ambos modelos presumen de distintas características en función de las propiedades de cada metal. No existe una opción mejor ni otra peor. Simplemente, cada modelo se adapta favorablemente a situaciones diversas. Por tanto, dependiendo de lo que busque el cliente, en cuanto a diseño, potencia calorífica, rendimiento y duración, será oportuno decantarse por un tipo u otro.

 

Pese a que ambas estufas están concebidas para procurar calor al hogar, sus métodos de transmisión de calor son distintos. Una diferencia notable muy importante a tener en cuenta a la hora de decidir modelo.

 

Las estufas de leña en fundición transmiten un calor más directo y potente, pero con más lentitud. Alcanzan temperaturas muy altas y son ideales para viviendas de clima muy frío.

 

Por el contrario, las estufas de leña de acero transmiten un calor más suave mediante corriente de aire natural. La estancia apreciará un aumento de temperatura en poco tiempo, aunque de menor intensidad. Tienen estéticas más variadas y una estructura más ligera.

 

Ilustración estufa de leña de acero y en fundición

 

 

Sistema de transmisión de calor por convección

 

Las estufas de acero suelen incorporar una doble cámara de aire que contribuye a generar una corriente de aire natural. Gracias a la ligereza del acero, es posible crear una doble pared en la estructura de la estufa. La doble pared está separada por un pequeño espacio que sirve de conducto de aire.

 

El aire frío del exterior penetra en el interior de la estufa, recorriendo todo el espacio que rodea la cámara de combustión, hasta salir expulsado por la parte de arriba. Una vez finaliza su recorrido y es expulsado al exterior, nuevamente, el aire ha sufrido un proceso de calentamiento.

 

Se genera una corriente de aire natural en la que el calor se distribuye rápida y uniformemente por la totalidad de la estancia. El propio aire se distribuye en capas de calor. De manera que las capas con mayor temperatura se mantienen en un nivel superior. Y a medida que pierden grados, el aire va descendiendo hasta niveles inferiores.

 

Otra ventaja añadida de este sistema es el intercambio térmico que sufre la estufa, gracias a esta doble cámara de aire. Mientras que el aire frío recibe un impacto calorífico, procedente del calor del fuego, las paredes exteriores de la estufa se enfrían por el contacto del aire frío.

 

En consecuencia, las paredes laterales de la estufa no adquieren una temperatura tan elevada como en el caso de las estufas de hierro fundido. Su tacto no produce quemaduras. Por lo que, la distancia de seguridad entre estufas y objetos de decoración y personas es más reducida.

 

 

Envío gratis a partir de 200€
Ver condiciones
Asesoramiento personalizado
Estamos a su disposición
Pago online con seguridad SSL
Distribuidores oficiales primeras marcas
100% Garantía de Satisfacción
El mejor precio online
¡Garantizado!
Somos especialistas del Sector
Facilidades de pago
financiación y contra reembolso
Intrucciones y consejos en nuestro BLOG
Servicio Postventa oficial
Asistencia garantizada
 
Gestión de Cookies